Septiembre de 2009

Huele a casa / como al volver de vacaciones en septiembre (Olor a mandarinas, Zahara)

Técnicamente aún faltan dos días para que sea septiembre. Pero ya es septiembre. Y lo es porque septiembre empieza en la última semana de agosto, cuando la ciudad que me vio crecer tiene las fiestas de su patrón (San Antolín) y entonces cambia el mes en el calendario mental de los habitantes de Palencia. Y aunque con este serán dos años los que no piso por fiestas, ni voy a tirarme en el césped (mientras bebo algo) en los conciertos o voy a alguna de las carpas o casetas repartidas por la ciudad o me pongo el mp3 y simplemente paseo por las calles llenas de alegría…  para mí estamos ya en septiembre.

Septiembre significa el final del curso, es la Navidad de los estudiantes y en cierto modo creo que aunque diciembre marque el ritmo anual de la sociedad occidental, sigo pensando en septiembre como el momento para cambiar de casa, de trabajo, apuntarse al gimnasio, dejar de fumar o intentar acostarse con esa chica que acaba de cruzarse en tu vida. Por desgracia septiembre significa al menos por un año más para mí exámenes y Red Bull en vena. Pero también reencuentros y algunas despedidas.

Yo no he vuelto de vacaciones y esta casa no será nunca mi casa, esta ciudad no será nunca mi ciudad por mucho que mis pies sangren de tanto andar por estas calles que no son las mías. Y eso que este octubre será el sexto año que esté en la Universidad de Valladolid y el quinto año viviendo aquí. Y si nada cambia será el último año de esta etapa de mi vida que ya se cierra.

Por si a alguno le interesa, aún no soy licenciado… me quedan tres asignaturas para serlo (apenas 27 créditos) y si todo va bien en enero de este año lo seré. Y si todo sigue yendo bien este próximo curso terminaré además mi segunda licenciatura y podré poner en el currículum que entregue cuando vaya a pedir trabajo al Burguer King eso de Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Valladolid y Licenciado en Teoría de la literatura y literatura comparada por la Universidad de Valladolid.

¿Y el próximo septiembre? Bueno, dejemos que pasen los meses… y prefiero no adelantar acontecimientos y que luego todo salga rematadamente mal.

30. agosto 2009 por José Luis Merino
Categorías: General, Reflexiones | Etiquetas: , , , , , , , , , , | 5s comentarios

Comentarios (5)

  1. También por aquí parece septiembre…
    Y nos suele pasar a muchos lo de pensar que septiembre es el principio y no el final.
    Muy interesante tu reflexión.

  2. «Yo no he vuelto de vacaciones y esta casa no será nunca mi casa, esta ciudad no será nunca mi ciudad por mucho que mis pies sangren de tanto andar por estas calles que no son las mías. »

    Es parte me gusta especialmente, igual la pongo en mi tumblr.

    Yo me deshice de mi anterior casa el otro día, la última vez que me pasaba, y sin embargo me daba igual.

    Para mi septiembre es un nuevo principio, aboslutamente nuevo, tan nuevo que podría contar las novedades y currarme un post related a este. No puedo estar mas de acuerdo contigo.

    Aunque al final, despedidas y encuentros son siempre principios.

  3. Misma sensación por aquí, toca primero acabar (con buen pie esperemos) y a mediados de Septiembre volver a empezar..

  4. Septiembre duele, amigo!!

  5. Coincido con DjinnSade en la parte que más me gusta. Para mí septiembre empieza el 28 de agosto y es inevitable que lo tome como un comienzo, dado que empiezo año nuevo de vida…
    Pero sí, por estas fechas la luz ya empieza a cambiar y estés donde estés, Septiembre empieza antes que septiembre.

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.