Riga

Buscar el punto bajo, helarse de frío, intentar no morir en esta primavera, reencontrarse al calor de una o dos cervezas o de una botella de vino de Georgia, descubrir el valor de las cosas simples (que la calefacción funcione o que alguien te eche un poco de menos), desear vivir al norte del norte, (re)descubrir la felicidad solo cuando estás en movimiento, (pensar en) acabar con la rutina. Todos los viajes acaban así.

11. abril 2013 por José Luis Merino
Categorías: General, Reflexiones, Viajes | Etiquetas: , , , , , , | 2s comentarios

Comentarios (2)

  1. Me gustan tus textos en los que se nota que has elegido las palabras cuidadosamente. Gracias.

  2. Pingback: TRICOT | Desde este otro lado

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.