Los autores no tienen derecho a vivir de sus obras

Simple y llanamente: los autores no tienen derecho a vivir de sus obras. En los últimos años muchos artículos de prensa han hablado sobre el derecho que tiene X o Y músico a vivir de su música y últimamente empiezan a florecer los escritores que dicen lo mismo (la última, Lucía Etxebarría en la discusión que tuvo contra David Bravo). Es falaz decir que tienen dicho derecho. No, no lo tienen.

Los autores tienen derechos morales y patrimoniales sobre su obra, es decir, tienen derecho a que se les reconozca que es suya (y ese derecho nadie se lo puede quitar) y tienen derecho a explotar dicha obra y a cobrar por ello (y también sus herederos durante cierto tiempo). Pero repetimos: no tienen ese derecho, no tienen derecho a vivir de sus obras.

La diferencia es sutil, pero importante. Uno tiene derecho a querer vivir de lo que hace, ya sea escribir, cantar o ponerse a pedir monedas a la salida de El Corte Inglés, pero no por ello le ampara el derecho a hacerlo. Si no lo consiguen mala suerte, dedíquense a otra cosa. Yo siempre he querido vivir del cuento, pero hasta ahora no lo he conseguido y no por ello voy repitiendo una y otra vez en los medios de comunicación que tengo derecho a hacerlo (aunque yo, eso sí, lo sigo intentando).

Por última vez y para que quede claro: Los autores no tienen derecho a vivir de sus obras, que no les engañen, el único derecho que tienen es a intentarlo. Si no lo consiguen, si las ventas no son suficientes, si los premios amañados se los dan al vecino de al lado, si nadie descarga sus ebooks mal maquetados y con DRM a 24.95€, si nadie va a las firmas de sus libros en papel… que no se lamenten, que se apunten al INEM y a Infojobs y que busquen empleo, como el resto del mundo.

11. enero 2012 por José Luis Merino
Categorías: General, Literatura, Reflexiones | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , | 14s comentarios

Comentarios (14)

  1. Diria más no pueden tratar de vivir de vender copias digitales de su obram porque cualquiera tiene una copiadora en casa capaz de producirlas y dada la Ley de la Oferta y la Demanda, (anterior a los derechos de autor), el precio de lo superabundante tiende a cero, y crear escasez artilicial para subir los precios ES DELITO

  2. totalmente de acuerdo.
    muchos de los artistas cantantes y demas tienen demasiada cara dura y lo unico que quieren es tocarse los huevos bien tocados.
    si os parais a pensar son siempre gente acabada,sin ya nada que ofrecer ,es por ello que lo unico que les queda es vivir del cuento como si fueran goya,picasso o los beatles y realmente no lo son.

    basta de tonteria y que pongan a trabajar;de todas formas ya todo el mundo sabe quienes son asi que…

  3. Toda la razón. Tienen derecho a montárselo como ellos quieran y puedan, pero la sociedad no tiene la obligación de acatar que su manera de montárselo tenga que funcionarles. Es que, además, son cuatro gatos, ¡y lo consiguen!

  4. Buenas tardes: Según la Constitución española -uno puede ciscarse democráticamente en ella- en su artículo 20.1b. dice que se reconocen y protegen los derechos “a la producción y creación literaria, artística, científica y técnica”. Dicho esto, en el artículo 35. 1. leo: “Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo”. Lamento que nos hayamos otorgado una Constitución que no podemos ni cumplir: ¡que le pregunten a los cinco millones de parados…! Creo que convendría distinguir entre empleo y trabajo, no obstante. Sea todo esto escrito sin ofender.

  5. Totalmente de acuerdo contigo 🙂

  6. José Luis Merino

    @Antonio José: Hace un rato me comentaba eso mismo un estudiante de derecho. Me pregunto qué se puede interpretar de ahí, pero desde luego eso no se ajusta a la leyes de la sociedad. Un minero, un limpiabotas o cualquier persona con una profesión que el paso del tiempo lo haya dejado obsoleto, ¿tiene derecho a seguir viviendo de su trabajo? Y como bien indicas, ¿qué sucede con los parados? Al estar en la Constitución, ¿podríamos denunciar al Estado por no tener un trabajo (el que queramos, parece ser, estando o no cualificados)? Sinceramente, creo que el comentario que hago deja claro por dónde voy y escudarse en una serie de derechos que no son tal y repetirlo hasta la saciedad no cambia nada. Ellos tienen derecho a intentar vivir de lo que crean, como el tipo que ha montado una tienda en la esquina de mi calle tiene derecho a intentar vivir de ello. Es el mercado, la libre competencia y las reglas del juego las que harán que pueda o no pueda vivir de ello.

    De todos modos, gracias por el apunte.

  7. Buenas tardes de nuevo. Gracias por contestarme. Tienes toda la razón. La implacable ley del mercado hace que haya EMPLEOS inviables, TRABAJOS no remunerados. La última liquidación de la editorial donde estaban mis libros creo que fueron 12 € al año. No es que no dé para comer, es que no da ni para merendar. ¡Tampoco me llevó la guardia civil a escribir los libros! “Tú mismo te has forjado tu ventura!”, escribe varias veces, en prosa y verso, don Miguel de Cervantes, pobre vergonzante durante tantos años… ¿Debe el supuesto arte ser protegido por todos? NO. (¿El cine? TAMPOCO). Yo elijo escribir, yo apuesto por editar, rodar, pintar, yo sabré por qué lo hago o no lo hago… ¿Que me gustaría cobrar bien por hacer lo que me agrada? Sí, señor, que me paguen por cazar y a ti, por lo escrito, “por vivir del cuento”. El señor Zapatero cobrará por contar nubes… Si RAMÓN levantara la cabeza, pobre vergonzante también, y se viera citado por el contador de nubes… Muchas gracias. Amable diálogo. Llegué desde Twitter ye espero poder volver por acá.

  8. Pues claro que no es un derecho, ahora que cualquier imbécil (me cuento) puede tener un blog(¡qué bonito es que cualquier inmbécil pueda tenerlo!) o publicar un video cantando en youtube, autoeditar un libro o cualquier manifestación artística promocionada por internet, malo sería que tuvieran alguna especie de ventajas sobre el resto de los mortales para sacarle provecho a sus(mis) majaradas.

  9. A mí lo que me da rabia es que justo los que salen quejándose son gente que no tiene de qué quejarse cuando hay profesiones más sacrificadas que dan lo justo para ir sobreviviendo. ¿Qué pretenden? ¿Que esa gente con trabajos que a duras penas dan para sobrevivir les dé dinero para mantener su ritmo de vida? Es que no lo entiendo. >___<

  10. yo creo que nadie justifica las descargas ilegales, simplemente, que desde el punto de vista de mucha gente, hoy en día pagar 8 euros por ir al cine, 15 por un cd o 15 por un libro es caro, si costase por ejemplo 3 o 4 (cine), 6 (cd), 6 (libro), seguro que las ventas se incrementarían. El incoveniente que dejarían de ganar tanto dinero y muchos no se podrían comprar el coche último modelo o la casa en un barrio exclusivo, es decir como la mayoría de la gente. Y luego están los que dicen que si se bajan los precios no les da para vivir, entonces deberían de plantearse en cambiar de trabajo, como hace el resto de los mortales.

    ¿está hoy en día sobrevalorado ser un autor, como en su día estaba sobrevalorado el precio de la vivienda? y lo que tienen que tener en cuenta, que el cine, música, lectura, es un entretenimiento y que la gente puede vivir perfectamente sin ir al cine, escuchar música o leer un libro, pero al revés no, es decir ¿que pasaría si todos nos pusiéramos de acuerdo y nadie durante un mes fuese al cine, comprara música etc …?

  11. Pingback: Lecturas interesantes durante la semana « Felix Maocho

  12. Pingback: Desde este otro lado » Crisis y cambio de paradigma en el sector editorial

  13. Pingback: Juegos Gameloft Android Tablet Mediafire | Taringa!

  14. Pingback: Desde este otro lado » A vueltas con la piratería

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.