Family Guy y Los Simpsons, la evolución dentro de la animación para adultos

(…) En esta sección vienen a cuento otras dos imágenes espaciales que, a mi entender, representan simbólicamente sendas maneras de entender la cultura pop tal y como actualmente es producida, reconsiderada y acaso superada. Las dos provienen de un género que está en el centro mismo de esa cultura: la animación. La premisa con que propongo leerlos es la siguiente: si, como señaló Mike Kelley, «Disney es la cultura oficial», entonces merecen atención prioritaria aquellas obras que, partiendo de Disney y de su idea de los dibujos animados, propongan una variación notoria sobre sus principios.
(…)
El segundo ejemplo proviene de otro género derivado: el dibujo animado para adultos. Se trata de la serie de Seth MacFarlane Padre de Familia (Family Guy), y en particular de un capítulo que lleva por título «Family Games», y que es conocido entre los seguidores como la mayor incursión de la serie en la ultraviolencia. El episodio empieza con la retransmisión deportiva de un combate de boxeo entre la periodista octogenaria y conservadora Carol Channing y Mike Tyson. Uno de los protagonistas, el bebé sádico Stewie, organiza una apuesta; Brian, el perro sabio de la familia, apuesta 50 dólares a Tyson. Contra todo pronóstico, Channing consigue noquear al boxeador. A partir de ese momento la casa misma de la familia Griffin se convierte en un espacio de ultraviolencia pop: Stewie empieza a perseguir a Brian para que pague la apuesta y le propina dos monumentales palizas: la primera, al estilo mafioso; la segunda, con revólver y lanzallamas. Después de esa situación el espacio ultraviolento se extiende fuera de la casa mientras esperamos a que Brian consume su venganza -que se realiza en el último plano, lanzando a Stewie en el camino de un autobús.Estos dos espacios me parecen representativos de una reconsideración sobre el imaginario pop propiamente dicho. No diría sólo que son parodias, pastiches o desconstrucciones del pop. Una parodia es lo que puede verse, por ejemplo, en Los Simpsons, cuya narración también está organizada alrededor de la casa familiar de paletos locales como espacio total por el que pasan distintos iconos y figuras públicos, siempre satirizados. Pero Family Guy es algo distinto: parte de Los Simpson y, en algún aspecto, incluso lo imita, pero respecto a ese modelo introduce demasiadas modificaciones para ser considerada una obra pop generalista, e incluso indie. La referencialidad, que en la serie de Groening ya es abundante, aquí se ha vuelto enciclopédica; hay capítulos que necesitarían de un aparato crítico, o que apenas son comprensibles desde fuera de Estados Unidos; el sentido del humor se combina con un sentido del absurdo a lo Flying Circus que puede llegar a hacerlo hermético. (…)

(Eloy Fernández Porta, Afterpop. La literatura de la implosión mediática (extracto de la introducción Enter: Afterpop y más concretamente del epígrafe «Dos lugares postoon«, páginas 31 a 33))

Lo que acabo de transcribir es un pasaje del excelente y lúcido libro de Eloy Fernández Porta (del que muy probablemente hable en otra ocasión, cuando tenga más tiempo para comentar todo lo que nos ofrece este trabajo). Lo cierto es que soy un gran aficionado a las series de televisión1 (¿baja cultura?) y dentro de la animación (para adultos) sigo Los Simpsons y Family Guy (aunque también de Futurama y Padre made in USA, entre otras).

Desde que vi por primera vez Family Guy (creo recordar que en octubre de 2004) me sentí atraído por esta serie. Ya era fan de la familia Simpson desde hacía años (mi memoria no llega tan lejos, pero al menos he visto la serie desde los 8 años -sí, tal vez no debí haberla visto con esa edad, puesto que aunque sean «dibujos» no son para niños… pero las madres (antes y ahora también) asocian cualquier tipo de animación como algo para niños y ni se plantean filtrar el contenido-) pero Family Guy me rompió todos los esquemas.

Sé que es difícil mantener una serie desde principios de los noventa hasta 2008 (y lo que le queda), sobre todo porque las ideas y situaciones se acaban, tienes unos personajes limitados y una línea argumental: capítulos autoconclusivos (más o menos, ya que hay excepciones, como la muerte de la mujer de Ned Flanders), con unos personajes fijos (aunque en un principio el protagonismo estuviera en manos de Bart, con el paso del tiempo fue Homer el protagonista casi total de la serie) y un humor bastante fijo (guiños a la sociedad americana, a la decadencia de la televisión y situaciones más o menos inverosímiles salpicadas de vez en cuando por «apariciones estelares» de personajes famosos).

Como bien escribió Hernán Casciari:

Matt Groening nos enseñó a ser otra clase de televidente: más exigentes, más necesitados del humor sutil, mejor preparados para la barrabasada y el delirio. No son sus personajes los que decaen, sino nosotros quienes hacemos a un lado una época maravillosa para buscar el recambio y poder crecer —también— como espectadores.

Los estamos dejando con cierta tristeza, es cierto; nos duele reconocer que los nuevos capítulos no nos descolocan el tórax como antes, que no nos maravillan igual las entrelíneas de Lisa. Pero no deberíamos perder de vista, nunca, que los hemos visto nacer, que fuimos contemporáneos de su revolución argumental y que, semana a semana, desde que éramos chicos, el mundo fue un lugar mejor cuando en la tele aparecía un cielo azul salpicado de nubes blancas.

Nunca más reiremos como entonces, con esa carcajada nueva. Pero eso no es culpa de nadie: es que ya no somos inocentes.

Pero Padre de Familia nos lleva a otro terreno, coge Los Simpsons y, partiendo de ellos, los supera. En el caso de la literatura, la mera copia no vale porque no aporta nada a la antigua creación, pero si con la imitación conseguimos lograr algo distinto partiendo del original entonces sí que es válido. Y eso es lo que sucede con Family Guy, si los Simpsons no existieran no existirían Peter y el resto de su familia… pero si los comparamos, la familia Simpson nos parece sosa y anticuada, sus referencias carentes de esa sensibilidad para el humor y el guión poco brillante. A este respecto Casciari escribió en otro artículo:

 

La metáfora de la bicicleta

Una cosa es cierta: conforme Family Guy va asentándose en la pantalla y ganando adeptos, las temporadas más recientes de The Simpsons pierden el favor del público. Mi teoría (escribí sobre ello hace unos meses) es que la velocidad de reflejos del espectador comienza a ser más rápida que los nuevos guionistas de Springfield. El televidente ha comprendido el resorte del humor simpsoniano, ha llegado a ser un experto del absurdo y ahora necesita más.

Una cuestión es muy clara: si la serie The Simpsons no hubiese nacido en 1989, nosotros no podríamos soportar la velocidad de Family Guy. Es más: Seth MacFarlane no sería capaz de cargar su metralleta de humor despiadado, porque no habría un público dispuesto a frenar esas balas. Habría sido un suicidio, y de hecho casi lo fue.

Groening ha sido quien nos compró la primera bicicleta, el que nos enseñó a subir, el que nos descubrió las ventajas del equilibrio sobre las dos ruedas, quien nos limpió las primeras heridas, el que se emocionó con nuestros paseos iniciales en una bici y sin ayuda. Una vez que supimos ser niños ciclistas, nos soltó la mano y nos abandonó, como le corresponde a un padre moderno. Entonces llegó MacFarlane, ese amigo borrachín y simpático; él también nos compró una bici (¡plagio, plagio!), pero al mismo tiempo nos regaló un casco amarillo, unos guantes y unas rodilleras. Después nos llevó a un acantilado y nos empujó al vacío. Gracias al aprendizaje de Matt no nos matamos en el abismo; gracias a Seth comprendimos el placer de la adrenalina.

 

Imagino que la mayoría de los que lean esta entrada conocerán ambas series y podrán opinar al respecto: ¿cuál de las dos series (sinceramente) creéis que es mejor? ¿Por qué?

Yo no creo que cada una ha tenido su tiempo y su lugar, los 90 fueron indudablemente de Los Simpsons y ahora ha llegado el turno a Family Guy (por mucho que los antiguos guionistas se hayan metido de nuevo en la serie y Groening esté más encima de ella -y sobre todo de las películas y las nuevas temporadas de Futurama, y que por otra parte, es el único motivo por el continúa la familia amarilla-).

1: En otra ocasión hablaré sobre las series de televisión, sé que es raro que aún no lo haya hecho, cuando actualmente sigo 5 series semanales y estoy al día en todas las novedades del mundillo, pero… quiero hacerlo «a lo grande», dejadme unos meses.

12. febrero 2008 por José Luis Merino
Categorías: General, Libros, Literatura, Narrativa, Reflexiones, Televisión | Etiquetas: , , , , | 15s comentarios

Comentarios (15)

  1. Buenísimas interpretaciones y metáforas, de verdad, el primer fragmento de Casciari es totalmente increíble, me siento completamente identificada.

    Me he planteado varias veces cual de las dos me gusta más y creo que me he decidido por Los Simpsons pero la «culpa» es de La Sexta: me han repetido tantas veces cada capítulo (incluso más que Antena 3 con Los Simpsons) y eso desvirtúa muchísimo mi manera de ver la serie, una pena…

    Un beso.

  2. Oh siiiiiiiiii, por fin un post que entiendo jaja. Pues estoy totalmente de acuerdo con ello (será porque es verdad jeje). El primer capítulo que ví de Padre de Familia fue uno en el que Peter se tragaba un teléfono móvil y fue una experiencia rara porque, como bien se describe, me costaba pillar el ritmo a la serie, iba más rápida que lo que estaba acostumbrado con, por decir algo ya comentado, los Simpsons. No lograba atrapar una «gracia» y ya aparecía otra, pero al paso de un par de capítulos lo conseguí y en ese momento es cuando te atrapa de alguna manera, me amoldé a la serie.

    Sabemos que no se ha inventado nada nuevo, pero si nos dan algo que nos gusta aunque ya exista y encima nos lo embellecen con florituras y adornos «nuevos» pues nos va a seguir gustando.

    PD: miedo me dá la última temporada estrenada en español porqué he visto un par de fragmentos y no me han convencido, pronto sabré si merece la pena.

  3. Ana: Me alegra que te gusten los fragmentos que he escogido para hablar del tema (creo que son los más adecuados). Cuando hago esa pregunta, debes intentar alejar de ti eso de «lo han dado tantas veces», ya que hablamos de la serie en sí, no de cosas ajenas a ella.

    Albano: Mentira, eres un vago y el resto de entradas hablan de cosas que te son un poco más ajenas, por eso, por eso… 😛

    ¿Te da miedo la última temporada? ¿De qué serie? No he visto la última completa de Padre de familia, la comencé a ver (en inglés) y tenía buena pinta (sobre todo el 01 es brutal con la exploración a Peter). Y bueno, ahí tienes el especial de Star Wars (he visto el filtrado de 15 minutos, ¡grande!). Sobre Los Simpsons, no estoy muy al día, creo que debería comenzar a ver las últimas temporadas del tirón, pero la desilusión puede ser tan grande que…

  4. Yo prefiero futurama…

  5. A mí la serie que más me gusta es Futurama. Los Simpsons también me gustan mucho y Family Guy me hizo gracia al principio, pero ahora verdaderamente no me gusta nada, a pesar de Stewie y Brian me parecen grandes personajes. No tengo claro que Family Guy haya superado en calidad a Los Simpsons, tal vez en rapidez, exageración y acidez; pero eso no necesariamente indica una mayor calidad.

    Un saludo.

  6. … mmm…

    … bueno…

    … ejem… ejem…

    … después de mucho meditar…

    … ¿¿puedo quedarme con Anatomía de Grey??

    … ya… ya sé que no es de eso de lo que hablas…

    … vaaale… me quedo con los Simpsons…

    Besos!

  7. Christian: ¿Y entre las 2 de las que hablo? ¬¬U

    Pablo: A mí también me gusta mucho Futurama y estoy deseando ver las películas (me estoy conteniendo para no verlas en VOS) y las nuevas temporadas. ¿Y de verdad te gustan más Los Simpsons (los nuevos capítulos) que Padre de Familia? Interesante. Y a tu comentario sobre la serie… te remito al fragmento de encabeza esta entrada, más o menos pienso lo mismo.

    Missing: No, no puedes escoger Anatomía de Grey (que me he vuelto a reenganchar en la 4ª temporada… además, también he empezado el spin-off… y no está nada mal :P), ya hablaré en otra ocasión de series series y series.

  8. Lo cierto es que hace años que no sigo Los Simpsons, hablo del grueso de temporadas que les dio fama y prestigio. Aunque sí he oído que las últimas bajan bastante de nivel, no sé

    Por cierto, he estado echando un vistazo, y me han gustado algunos poemas, entre ellos [i]En el café[/i] y [i]Poema de disculpa[/i].

  9. ya está solucionado! me pasaba como con christian… 🙂

    marzo, marzo, marzo!!

    muak.

  10. Bueno… un tema que da mucho que hablar… pero estoy casi recien levantada y prefiero ser breve 😀

    Me gustan los Simpson, me gusta Family Guy, me gusta Futurama… para que elegir uno, pudiendo tener los tres 😀

    Un beso!!

  11. No tenía muy claro qué poner… todas me gustan, pero no soy un gran seguidor.

    Últimamente mi hermana me obliga a ver Los Simpsons a mediodía en Antena 3 y luego Futurama en LaSexta, en vez de ver Corazón de… en La 1 y las noticias en Antena 3 (hay que estar informado de la actualidad, jeje). Pero claro, todos estos capítulos son repetidos, aunque muchos, por mucho que te los sepas de memoria, me siguen gustando y haciéndome reír.

    Sobre Padre de Familia, a veces por la tarde, cuando me da por ver la tele y zapeo hasta llegar a LaSexta, me veo algún capítulo. Como de esta serie he visto menos capítulos, casi todos los que veo son nuevos y me gustan bastante, aunque últimamente ya van siendo repetidos.

  12. Por cierto, ahora me echo muchísimas risas con la serie nueva de Antena 3, esa llamada Física o Química, que no es de dibujos, pero está muy entretenida. La profesora rubia es súper cachonda… no para de meter frases de inocente (en parte me recuerda a mis malditas frases de niño inocente) que hacen que me muera de la risa. He enganchado a toda mi casa para que la vean conmigo, que vieron un humilde cachito al principio y no les gustó nada.

    He de decir que yo soy mucho de series nacionales como Hospital Central, Los Serrano (cuando estaba Lucía, que era con la que me reía), el pobre M.I.R. al que Telecinco ha matado, Los hombres de Paco… y más series del estilo.

  13. Pablo: Me alegra que te haya gustado algo de lo que has leído por estos lares. Del tiempo de ‘En el café’ tengo bastantes más, pero como estoy esperando la resolución de un concurso, no voy a colgarlos hasta que me digan que no he ganado 😛

    Ana M.: Añadida tú también, que no sé por qué no lo estabas.

    Fany: ¡¡Pero hay que elegir!! ¬¬U

    RaFa…eL : ¿Por qué tú (y en general la gente) asocia las repeticiones de Los Simpsons como algo «de menos calidad»? Decía alguien que era más difícil hacer reír la segunda vez (con un mismo chiste), eso nos pasa con Los Simpsons… hay capítulos que habré visto 10 veces (?) y hay gags y situaciones que me hacen gracia. No creo que la repetición marque la diferencia (lo que sí que es cierto, que Family Guy aguante mucho peor las repeticiones… :/).

    Y Física y Química es un «plagio» de Anatomía de Grey, al igual que Hospital Central lo era de Urgencias, etc.

  14. Pingback: Desde este otro lado » Versátil.es III

  15. Pingback: Desde este otro lado » Series recomendadas I: In Treatment

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.