Ellos

dijeron que iba a ser sencillo
que sólo íbamos a pensar
dos o tres veces por semana
pero nos engañaron

ahora todo son complicaciones
siempre hay alguien que pregunta
que grita que exige responsabilidades
(por lo civil o lo judicial ya no importa)

de ocho a dos de lunes a viernes
respetando fiestas locales y nacionales
el salario mensual más dos pagas extra
y dieciocho días laborables de vacaciones

mi madre decía no te fíes hijo
no te fíes son mala gente y
mi novia añadía
¿pero tú eres tonto o qué?
¿crees que dan duros a cuatro pesetas?

pero Ellos dijeron que iba a ser sencillo
que nuestras obligaciones
estaban marcadas por convenio
que no nos preocupáramos que iba a ser sencillo

pero nos engañaron

(Ellos, José Luis Merino)

Mi último poema, fruto de la breve estancia en Palencia (apenas 2 días), del aire fresco, de mi vieja habitación… de otra forma, en fin, de entender la vida.

08. febrero 2008 por José Luis Merino
Categorías: General, Literatura, Mis escritos, Poesía | Etiquetas: , , , , | 7s comentarios

Comentarios (7)

  1. Y cuando has trabajado tú gañán?

    No está mal… aunque me falla algo el ritmo…

  2. Hola.

    Llegué aquí a través de uno de los blogs de David González, que citaba tu entrada sobre su libro.

    De tu poema me gusta la primera estrofa, aunque la continuación y el cierre no terminan de llegarme del todo. En cualquier caso, me pasaré por aquí más a menudo.

  3. Patoroco: ¿Y esa cara?

    Christian: ¿Yo? ¿Desde cuándo la voz narradora en un poema debe ser la del propio poeta? 😛

    Pablo: Bienvenido. El poema en sí no es gran cosa, pero hacía bastante que no escribía y tenía ganas de colgarlo en el blog. Si te apetece, échale un vistazo al resto de cosas que hay colgadas, tal vez te guste algo. Y pásate cuando quieras, claro 😉

  4. Es extraño…

    Osea me hace sentir extraña…

    No sé como explicarlo…

    Beso extrañado

  5. Juas… y desde cuando no entiendes tu la ironía?

    Pero vamos… que eso… que me falla el ritmo… y quizá es algo demasiado cotidiano en el lenguaje…

  6. Esta es la historia de cualquier ciudadano en edad laboral que asoma al mundo con ganas de labrarse un futuro y que desconoce aún la poderosa y hasta a veces (invisible) maquinaria que le irá despellejando hasta dejar en puro hueso, pulido hueso.

    Con Bartbely habría que decir:

    ‘preferiría no hacerlo’

    Cómo envidio a Melville, anticipándose a nuestra realidad. Y qué suelto, que bueno, qué fresco rodó este versar tuyo.

    Un abrazo,

    Viktor

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.