El sueño inglés

El sueño americano nos pilla muy lejos a la mayoría, si preguntas por la calle supongo que los más jóvenes del lugar no sabrán lo que les preguntas: ¿hamburguesas y patatas extra grandes? No, queridos.

El sueño de los españoles de 20 y 30 es el sueño inglés, el de los miles de jóvenes que cogen un avión lowcost con dirección Londres para buscarse la vida después de meses sin conseguir nada en su ciudad de residencia. Con una maleta, como aquellas maletas que nuestros abuelos usaban cuando se iban a Alemania o a Austria a trabajar y a medrar en la vida, con su inglés «nivel medio», con su smartphone último modelo que permite instalar una aplicación diccionario y un plano de la red de metro por si las moscas, con algunas libras en el bolsillo y con una lista de hostels baratos en zona 2 ó 3 que les permitan quedarse unos días sin morir en el intento. Bienvenidos al sueño inglés.

Y allí a buscarse la vida, a sonreír más que ninguno, a ponerse guapos para las entrevistas que muchas veces ni saben de qué son, a aguantar que familiares y amigos les escriban y les pregunten que si quieren volverse ya a casa, que solo tienen que decir ay y lo pueden dejar todo, que nadie les va a decir nada por volverse a casa con el rabo entre las piernas.

Pero ellos echan de menos su patria y leen la prensa extranjera y los enlaces que sus amigos comparten en Facebook y twitter y entre el que se jodan, la subida del IVA, las manifestaciones que lo llenan todo, la vuelta atrás en los derechos, la tasa de desempleo que no para de crecer y sobre todo la amargura de todos aquellos que se han quedado y que no saben qué hacer con su vida y que siempre ponen una mueca cuando se les pregunta por el tema… deciden aguantar y quedarse, porque el sueño inglés, por muy difícil que sea, parece más cercano a todo lo que les puede ofrecer el país que pagó sus estudios y que les dio todo lo que son ahora. Y yo no les culpo por no querer volver.

 

La fotografía la he sacado de aquí.

23. julio 2012 por José Luis Merino
Categorías: General, Reflexiones | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , | 8s comentarios

Comentarios (8)

  1. O sin smartphone, supongo.

  2. José Luis Merino

    Hombre, ya que te pones…

  3. Y aún así, los que quedamos en España nos aferramos como desesperados a cualquier posibilidad de poder conservar a nuestra familia y amigos cerca…

    Da miedo esta situación, ¿verdad? Lo peor es que, sinceramente, no se ve salida posible… Es más, las que empiezan a especularse dan más miedo aún.

  4. Por el momento http://www.publico.es/internacional/439166/cameron-plantea-cerrar-sus-fronteras-a-paises-en-crisis De todas formas por aquí se nota también la crisis bastante, pero como dices el panorama de España es pelín desolador y siempre tienes más esperanzas de encontrar algo por aquí -aunque a veces sea cosas basura fregraplatos-cocinero con horarios de mierda-. Otro enlace de interés http://economia.elpais.com/economia/2012/07/20/actualidad/1342785121_986509.html

  5. No creo que se vayan con unas libras en el bolsillo, salvo que sean las pocas que le han sobrado al que se ha tenido que volver: vas al banco y te dicen que lo mínimo que te cambian son 600€, unas L500…

  6. @Carmen: hace 5 meses a mi me cambiaron unos 150 euros a libras en el Santander sin problema… Emilio Botín es tu hamigo.

  7. @Friedrich Pi: pues qué suerte. A mí en el BBVA me dijeron que lo mínimo que me cambiaban eran 600€ y, sinceramente, ni los tenía ni me iría con esa cantidad en el bolsillo…

  8. Pingback: Yo ya tengo una edad | Desde este otro lado

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.