ebooks: ¿cómo competir contra lo gratis?

Hoy en el Máster de Edición de la Pompeu Fabra hemos tenido una clase de derechos de autor desde el punto de vista de las entidades de gestión que nos la ha impartido Patricia Riera-Barsallo de CEDRO. En un momento dado de la clase salió el tema del derecho a copia privado y el derecho a la compensación por la copia privada (es decir, el canon). Y como uno no puede estar muy callado en ciertos temas tuve que abrir la boca y al hilo de «¿cómo pueden las editoriales competir contra lo gratis?» hacía la siguiente reflexión:

A día de hoy las editoriales (tradicionales) tienen varios problemas evidentes. El primero es que su modelo de negocio está cambiando y no lo quieren admitir. Pero el segundo es que el cambio les ha pillado a contrapie (y no porque no se dijera y se avisara con tiempo) y el usuario de ebooks lleva años (y digo años, no meses, ya que el ebook existía antes del iPad y del primer Kindle, cuando la tinta electrónica aún era un sueño) acostumbrado a «buscarse la vida» para conseguir unos obras en formato digital. No quiero entrar en que el creador deba ser remunerado por una comunicación pública su obra, sino que ante la no existencia de dicho material en un formato determinado (véase por ejemplo el caso de The Beatles y el mp3, hasta hace apenas un mes no estaban legalmente en digital y no por ello la gente no los escuchaba en sus reproductores mp3 o en su ordenador) la gente se ha buscado la vida para conseguir dicho material (realizando escaneados y pasando OCR, picando a mano el texto, etc.). Y ahora no se puede criminalizar al usuario por tener la conciencia tranquila cuando se le llama abiertamente pirata. La culpa es, pues, de los que gestionan los derechos digitales de las obras. Por llegar tarde y mal.

Antes era el propio mercado quien regulaba los precios: oferta y demanda. Si tú ponías algo demasiado caro nadie te lo compraba, por lo que te veías obligado a bajar el precio (en la mayoría de los casos). Ahora son los usuarios quienes ante la falta de oferta crean ellos mismos el producto y no es que el precio baje, es que el precio es directamente inexistente. Y esto sucede por la ausencia de oferta a tiempo, unos precios abusivos y el engorro del DRM para evitar la copia privada (que hace que muchos se planteen -nos planteemos- directamente en no comprar en digital).

¿Y cómo competir contra lo gratis? Aumentando la oferta existente, eliminando el DRM y adecuando los precios. Es decir, compitiendo contra la enorme oferta de la red (miles y miles de títulos), su ausencia de DRM y la gratuidad y dando el valor añadido de una maquetación perfecta (aquí no puede haber ni un solo fallo), poniendo a la venta el ebook a la vez que el pbook e inculcando cierta conciencia de que esos pocos euros van a ir a parar al autor y que es la forma correcta de compensar al creador para que siga escribiendo novelas o tratados de química o lo que sea.

Bajo mi punto de vista el canal es casi tan importante como todo lo demás, pero entiendo que los entornos cerrados (como ofrecen Apple o Amazon) no gusten a todos por el miedo al férreo control. Creo que la experiencia de usuario es uno de los puntos más importantes a la hora de pagar por software. Personalmente hasta que no tuve «la experiencia Apple» jamás había pagado. Y sí, Apple también compite contra lo gratis. Y es el ejemplo perfecto de que se puede ganar.

17. diciembre 2010 por José Luis Merino
Categorías: General, Literatura, Reflexiones, tecnología | Etiquetas: , , , , , , , , , , , | 9s comentarios

Comentarios (9)

  1. El problema de la cultura de lo gratis es que siempre va a haber gente que no va a pagar por los contenidos y va a dar razones para que se les llene la boca con la piratería y demás zarandajas.

    Yo por ejemplo he querido comprar algún libro para mi Kindle pero entre los precios prohibitivos (los que están en castellano) y que no hay lo que yo quiero, pues al final he pasado.

    Si me pusieran un libro a 3€ verás como lo compraba instantáneamente.

  2. merino, no sé si conoces este caso
    http://www.nortecastilla.es/v/20101207/valladolid/lagrimas-cocodrilo-20101207.html

    no es de e-books pero con cosas como estas dan ganas de piratear todo y no pagar un duro

  3. HOla. Que tal. Efectivamente. las grandes y macro empresas de la comunicación, digase: editoriales, periodicos, televisiones y radios… se han cargado la industria del libro 4oo millones de euros de perdida este año. ¿Habra sido por ignorancia, por desidia…? no lo creo, el tema de los e-book, derechos, etc… lleva años a…. ,Y no han hecho nada de nada. Es más ahn contribuido a paralizar algo evidente, el libro electronico. Que si no se vende.. que si eso aquí no vaa funcion ar… que si no hay plataformas… O una de dos, o son unos ineptos ignorantes, diría más: retrasados mentales ( sin ser pellorativo con las personas que deficiencia) o hay algún interes oculto en que aquí no se mueva ni Dios. La verdad, cada día entiendo menos este pais. me permito sugeriros mis libros de poesia y cuentos que podreis encontrar de forma gratuita; en bubok.es ppniendo en la libreria: rubendario.
    Saludos y gracias.

  4. @Manuls: Exacto. En ese caso tú tienes el dispositivo que permite comprar con un clic (otros no) pero no tienes oferta en español ni precios razonables. Ahí está las cosas que faltan por mejorar.

    @Jorge: No, no lo conocía. Tampoco digo que se tenga que piratear todo, no me refiero a eso. Pero creo que hay que darle a los consumidores las cosas sencillas y más baratas. Porque si yo tardo menos en bajarme el libro en una web de descarga directa que en bajarlo legalmente a través de una tienda, es evidente qué voy a hacer. Así que al menos conseguir que la experiencia de usuario sea buena.

    @Rubén: Tienes razón en lo que dices. Muchos pensamos que Libranda es una gran cortina de humo. Yo espero que la cosa cambie en poco tiempo aunque por lo que puedo ver (hablando con editores) la cosa va a ir mucho más lenta de lo que a muchos nos gustaría.

  5. Me ha gustado mucho esta entrada. Tienes toda la razón en que son las leyes de la oferta y la demanda las que regulan el mercado. Si existe una cierta demanda de un producto concreto (y el libro en edición digital es un producto TOTALMENTE DIFERENTE a un libro en papel) y el mercado no la satisface, el usuario que la demanda procurará satisfacerse de alguna forma (creando el contenido y distribuyéndolo).

    Hay algo que me cuesta entender: estoy recopilando información sobre los precios de venta de libros en papel, cds de música y películas en blu-ray en España y el resto de Europa. De momento, en algunos CDs de música y en películas blu-ray el precio en España supera en más de un 30% el precio de venta en otros países Europeos (Alemania, Francia e Inglaterra). Teniendo en cuenta la diferencia en el salario medio con esos países… (la explicación sobra)

  6. Lo que me sorprende es que, en el mundo del libro, no hayan visto con suficiente previsión lo que les podía pasar y, al final, todas las medidas se tomarán cuando los lectores hayan tomado la iniciativa de ir por la calle de en medio (aunque, en este caso, no exista camino alternativo).

    Me compré un Kindle hace casi un año y estuve volviéndome loco para intentar comprar libros electrónicos en mi idioma, cosa que fue totalmente imposible. Ingenuo de mí, a veces sigo intentándolo. Sin ir más lejos, ayer intenté por todos los medios comprar en formato electrónico Correr de Jean Echenoz. Fue imposible. Obviamente, me imagino que acabaré encontrando una página en la que encuentre gratis algo que hubiera estado dispuesto a pagar. Cuando llegue el momento de que Anagrama comercialice sus libros en formato electrónico y vea que no los compra nadie, se echarán las manos a la cabeza.

  7. @Desti No conozco los casos de Francia y Alemania, pero yo vivo en Reino Unido y creeme que los precios difieren por mucho mas.

    Por ejemplo, una película de estreno en las tiendas (menos de 6 meses a la venta en tiendas) cuesta en dvd no mas de aproximadamente 15libras (menos de 20 euros) y en formato blue ray no he visto ninguno que supere las 24 libras. Además hay que añadir que pasados los 6 meses los precios bajan drásticamente y puedes encontrar dvds desde 3 euros en adelante y blue rays desde 12 libras.

    La música recorre el mismo camino, los cds de estreno cuestan unas 14-15 libras, pero los que tienen un año puedes encontrarlos por 4 libras.

    Estos ejemplos se pueden aplicar tambien a videojuegos y todo este tipo de contenidos.

    Así, no es de extrañar que en 4 meses tenga mas contenido original comprado en UK que todo lo que he comprado en toda mi vida en España.

    Un Saludo.

  8. Pingback: Desde este otro lado » ¿Veremos ‘Canción de hielo y fuego’ en ebook (y legal)?

  9. Pingback: Desde este otro lado » Nubico, el futuro está en la nube

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.