Django

Por desgracia últimamente ir al cine se estaba convirtiendo para mí -disculpen el símil musical- en lo mismo que ver a ese grupo del que un par de amigos de los que te fías te han hablado muy bien y que tienen un single que parece que no está nada mal y además ciertos críticos musicales a los que respetas no paran de decir que es lo mejor del año. Y tú vas con ganas al concierto al final de una larga semana, pagas religiosamente tu entrada (ya nunca por debajo de los 10 euros) y buscas con suerte un asiento centrado para verlo bien (y rezas para que ese grandullón que has visto antes no se ponga justo delante de ti y no te deje ver bien) no sin antes parar a comprar unos cervezas refrescos por los que te cobrarán tres veces más que en el chino de la esquina. Y la banda sale a tocar siempre tarde y con unos teloneros que la mayoría de las veces son innecesarios y a la media hora ya estás mirando el reloj, actualizando tu twitter y te preguntas qué tal estaría ese otro concierto al que decidiste dejar para otra ocasión. Y sales del cine y murmuras con tu amigo o pareja o chica solitaria y de ojos grandes que se sentó a tu lado que no, que esto no era lo que pensabas y recuerdas tu semana tan dura en el trabajo, el dinero de la entrada, los otros planes que declinaste. Y llegas a casa y no paras de leer reseñas geniales del concierto y tú te sientes un ignorante por no entender nada, por no saber disfrutar del cine.

Sí, Thomas Paul Anderson Esto va por ti.


Tarantino me ha devuelto por casi 3 horas la fe en el cine contemporáneo. Django desencadenado es una de sus mejores películas (y eso que después de que Malditos bastardos y Death Proof no me gustaran demasiado tenía serias dudas) pero uno se siente bien saliendo casi a la 1 de la mañana del cine, con el culo medio dormido y las primeras señales del agotamiento del día. Pero todo eso merece la pena. Una revisión del género del oeste con la que no disfrutaba tanto quizá desde Sin perdón (Clint Eastwood, 1992). Vayan corriendo al cine. Y espero que disfruten tanto como lo he hecho yo.

22. enero 2013 por José Luis Merino
Categorías: Cine, General, Películas | Etiquetas: , , , , , , , | 1 comentarios

Un Comentario

  1. completamente de acuerdo contigo, José Luis. Gran película de la que tampoco me esperaba mucho.
    Aunque creo que te olvidaste un par de buenas revisiones del género,
    del cual me confieso totalmente fan (y me gustaron más que Sin perdón, que también):

    – blackthorn, que aunque no me guste NADA mateo gil (pero adoro a sam shepard) me pareció una buena película, casi deliciosa.

    – y, lo siento, pero me encantó (bastante) The Assassination of Jesse James By The Coward Robert Ford, grandes interpretaciones, gran fotografía.

    ahí lo dejo.

    petons!

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.